martes, 1 de abril de 2008

La resiganción se burla de mí


Temo guardar los resabios,
Un ejemplo son tus ojos al dormir
Y como dos ventanitas cerradas
Me dejaban soñar y mirarte sin reproches.

Quería regalarle a tu alma
Campos de flores,
Regadas con la cuota simple de un beso
Y con la ternura que tu cuerpo merece.

Veo que tras tus ojos están tus entrañas,
Pero tras los míos se esconden tinieblas,
Mares calmos que proclama tu nombre,
Vientos que susurran tu indiferencia
Y un faro que ilumina mis gastadas palabras.

Cuando las contradicciones y conclusiones estaban selladas,
Y creía establecer mi estrategia
todo fue corrompido
Con una noticia simple, predecible, pero real.

Solo vuelve a mirarme con tus ojos,
Para tomar tu mano y tu cintura,
Acercarme a tu cuello
Y mentirme desde ahí diciendote:
tu también eres indiferente para mí.

Perdona si no me atrevo a vaciar mi alma o tomar tu mano, Pero estas tan lejos
Que ni mis sueños te alcanzan.

1 comentario:

Juan (ito) dijo...

Juane...
Siempre tan elocuente y tan emmm... cómo se dice?... bueno, no importa.. con esto de la Biología uno pierde un poco de vocabulario.

Saludos^^*